viernes, 18 de diciembre de 2009

36_ Él & Ella. Pequeñas cosas, grandes acontecimientos.

Nos encontramos a tomar algo? Dale! A las ocho estoy ahí, te amo.

Él cortó el celular. Si había algo que amaba de su novia, era su tono de voz. Estaba totalmente enamorado. Haberla escuchado recién, mientras hablaban por teléfono, le hizo recordar su dulce sonrisa, sus ojos… En fin, estaba enamorado.

Ella apenas cortó el teléfono, se  levantó de su escritorio, y sin saludar a sus compañeras de trabajo, salió corriendo para verlo a él. Su corazón latía rápido, no por la velocidad con la que se movía, sino porque pensaba en él a cada paso que daba.

Ella y él vivían cada uno en una casa diferente. Pero la mayoría de las noches, él dormía en lo de ella y algunos fines de semana ella en lo de él. Hacía dos años que se amaban. Se enamoraron cuando tenía 29 años ella y 28 años él. Dos años.

A las ocho de la noche, después de un largo día de trabajo para ambos se encontraron en la puerta de un bar de Puerto Madero a tomar algo. Se abrazaron largo. El recorrió con su mano, toda la espalda de ella mientras la besaba. Ella acarcicaba el cuelló de él. Finalmente dejaron de besarse, para seguir entrelazando sus cuerpos en un abrazo hermoso, lleno de amor calidez.
Una pareja de viejitos, que deambulaba por el lugar, separados uno del otro, los observó. Se tomaron de la mano, se miraron y siguieron caminando, pero unidos.

Entraron al bar. Una cerveza, pidió él, un cortado pidió ella.

Cómo te fue?; preguntó él, tomándole la mano sobre la mesa. Ella acarició los dedos prolijos de él, y dijo; Como siempre, mi jefe es un imbécil, mis compañeras de trabajo son detestables, nada nuevo, vos?; Mas o menos igual que vos amor, hoy tuve unos quilombos con unos planos que no me aprobaron, pero me parece que mañana hablo con la dirección y me los van a terminar aprobando.

Los próximos treinta segundos transcurrieron en silencio. Se miraban, se acariciaban las manos. Se podía respirar amor en esa mesa de ese bar. La moza llegó con lo pedido por ellos. Se retiro cortésmente.

El café y la cerveza seguían allí, sobre la mesa, después de veinte segundos más. Él estaba extasiado, con sólo mirarla. Ella estaba imaginando la noche que iban a pasar juntos. Las manos seguían entrelazadas. De repente, sonó un celular que los trajo nuevamente a la realidad. Ella había recibido un mensaje de texto. Lo soltó y con sus dos manos, hurgo en su cartera, y leyó el mensaje. Sin decir nada lo contestó mientras él se servía en un coqueto vaso, un trago de cerveza. Le alcanzó a ella dos sobrecitos de azúcar. Ella seguía contestando el mensaje, entonces él abrió los sobrecitos, los volcó en el cortado y lo revolvió. Quitó un poco de espumita, dejándola prolijamente en el platito de la taza, porque sabía que a ella no le gustaba. Ella dejó el celular sobre la mesa y entrelazó nuevamente su mano con la de él.

Gracias amor, por revolverme el cortadito, te amo; De nada, amor. Yo también te amo; le contestó él. Y mientras la miraba y pensaba en lo afortunado que era en tenerla, quiso volver a la realidad, y le dijo; El sábado nos invitó Milton a ir a cenar a la casa, vamos?; Obvio, me cae re bien ese pibe, y la mujer me parece una divina, me alegra que tengas buenos compañeros de trabajo y no como las mías que son harpías; dijo ella mirándolo dulcemente.

Se las ingeniaban, para tomar sus bebidas, sin mirarlas y sin soltarse las manos. Volvió a sonar el celular de ella. Inmediatamente ella lo soltó a él, y tomó su teléfono móvil. Sonrió. Él le pegó una bocanada gigante a su cerveza. Ella contestaba el mensaje. Terminó.

Ella volvió a buscar la mano de él por sobre la mesa. Se unieron. Y qué llevamos de Milton?; preguntó ella. Tenía ganas de preparar un Tiramisu, que a él le encantaba. No se, amor, no quiero que te pongas a cocinar, hace calor, compramos helado?; No, amor, yo preparó algo, elegí vos!; dijo ella, mientras pensaba “que elija el tiramisú, que elija el tiramisú”. Bueno, te hacés el tiramisú?; Si! casi grita ella. Le encantaba hacer ese postre para él. Se estiró para besarlo, pero su celular volvió a sonar. Se sentó, soltó la mano de él, y leyó el mensaje. Comenzó a contestarlo. Él se recostó en la silla, sacó su celular, lo abrió y lo miró. Nadie le mandaba nada. Pasó unos 30 segundos mirando el río. De repente sintió la mano de ella que buscaba la suya.

Tomate el cortado que se enfría, amor; dijo él retirando su mano de la mesa. Ella se entristeció, y tomó un sorbo. Estaba tibio. Bueno, preparo el tiramisú entonces; dijo ella, tratando de regenerar ese halo de amor que se estaba desvaneciendo; Dalé, dijo él reincorporándose. Pero terminó de decir esa palabra y el celular de ella volvió a sonar con otro mensaje de texto. Ella, lo leyó, sonrió y comenzó a contestarlo. Él la miraba. Ella terminó de enviar el mensaje, e hizo contacto con su mirada. Qué pasa amor, que me mirás así?; quiso saber ella; Nada, todo bien, pero lo que pasa es… ; Y sonó el celular de ella.

Sin poder contener la cólera, que subía por su estomago, atravesaba la garganta para finalmente terminar escupiendo: Eso es lo que pasa, tu celular!!!. Me tiene podrido, suena a cada rato, te estoy hablando y vos contestas mensajes; Pero qué querés que haga, amor?; Qué me prestes atención, estoy acá, al lado tuyo, y a cada rato me dejás de dar bola por ese aparatito de mierda; Pero, para amor, te pusiste celoso? es Marcela, me estaba contando algo que le pasó hoy en la facultad, mirá; y le extendió el teléfono móvil para que vea que la del mensaje efectivamente era Marcela. Él, distraídamente lo miró y mintió; no me importa quién es; para continuar diciendo; importa que estoy al lado tuyo y vos no me das bola, aparece un mensaje y es como que dejo de existir, me soltás, le sonreís a un puto celular, te pasás cinco minutos contestando! Qué escribís, un versículo de la biblia en cada mensaje?; No, amor, no seas así, no te pongas celoso… Él la interrumpió y le volvió a mentir; Pará!!! Pará de decirme que me pongo celoso, por mi que los mensajes te lo manden todos tus compañeros de trabajo, me chupa un huevo, pero un mínimo de respeto, somos dos, vos no estás sola en la vida; dijo él levantando considerablemente el tono de voz. Ella replicó; Pero que respeto ni respeto; de qué me hablás? contesté un mensaje; Contestaste como cinco; Y? y qué?; Que yo estoy frente a vos, ni me decís quién te lo manda!; Viste, viste? te pusiste celoso; No me puse celoso y sabés qué? me tenés podrido; Qué? por qué me decís eso? qué tiene que ver eso con nada? amor, dejate de hinchar, la estábamos pasando bien…; y él no la dejó terminar; Todo tiene que ver, y vos la estabas pasando bien contestando mensajes, porque no te vas a tomar un cortadito con Marcela y que ella te saqué la espumita que no te gusta!!!! me podés explicar para qué te pedís un cortado, si sabés que esa espumita no te gusta?? sabés qué? te repito, me tenés podrido; dijó él sacando treinta pesos de su billetera y arrojándolos en la mesa. Comenzaba a levantarse, cuando ella dijo; Sí? bueno, vos a mi también me tenés podrida, pero quién te crees que soy para que me hables así? Tengo 31 años, no 15. Me tenés harta; finalizó ella, levantándose antes que él y retirándose del lugar. Él la siguió, llevándose por delante a la moza.

Salieron. Dijo ella; Hoy me voy a dormir a mi casa; Bueno yo también me voy a dormir a mi casa; Si, está bien, prefiero hoy a la noche estar sola; No, no estás sola, tenés tu celular; dijo Él y comenzó a caminar hacia donde había dejado el auto estacionado. Ella se quedó parada, no pudiendo creer lo que pasaba. Él camino varios pasos, pensó que había sobredimensionado las cosas, se dió vuelta, atormentado por lo que había pasado, y caminó las veinte baldosas que lo separaban de ella.

La alcanzó. Se miraron, iban a tomarse las manos, cuando sonó el celular de ella. Otro mensaje de texto. Era Marcela.

Pero él nunca lo supo, se dio vuelta y fue a buscar el auto. Ella dijo algo, que él no alcanzó a escuchar.

Durmieron solos.

Él pudo dormir, mucho tiempo después de haberse acostado. Pensaba en cuanto la amaba, se sentía un tonto porque lo que había pasado a la tarde,  miraba el lado vacío de la cama y extrañaba verla ahí. Respirando, dormida, soñando.

Ella también tardó en dormirse. Habló con Marcela hasta las dos de la mañana, contándole lo que había pasado. Marcela la consoló.

Ella también miraba el lado de su cama vacío. Quería borrar esa tarde, y pensaba que había estado un poco desubicada con lo de los mensajes. Su cabeza estaba llena de él. Lo imaginaba. Lo extrañaba. Quería verlo ahí, respirando, dormido, soñando.

Las pequeñas cosas son, a veces, las que desatan grandes acontecimientos.

Estoy seguro que al otro día, ella y él, se encontraron, se abrazaron, se besaron y durmieron juntos; esperando que cuando ocurra “otra pequeña cosa”, “el gran acontecimiento” que se desate, no los separe nunca mas.

no importa quien soy

25 comentarios:

andreita dijo...

Cheeee! Después querés que conserve la oCjetividaT con estos textos tuyos! Caramba!

Bello!

Pienso que la felicidad completa no existe y que a cambio la vida nos regala pequeños grandes momentos, que sumados, construyen los grandes acontecimientos que relatás.

Me agarraste en off side con este texto... ¡mal tipo!

Naaaa! Te sigo queriendo, pero que justo me acabás de dar, eh! Tremendo lo suyo! :)

Cariñosidades varias!

Mona Loca dijo...

Situación cotidiana si las hay, el celular interponiéndose en conversaciones.


Usted me dirá romántica perdida, pero mientras se amen todo se soluciona.

Y que ciertos barquinazos vienen bien para reubicar las cosas.

beso

no importa quien soy. dijo...

Andreíta:

Gracias!

no entendí esto:

"Me agarraste en off side con este texto... ¡mal tipo!"

Me lo explica, por favor?

beso!

no importa quien soy. dijo...

Mona loca:

Pienso igual, pero igual que vos!

Beso

Dolo dijo...

muy bueno!! no pude desprenderme del relato!!! no importa quien fue, algo nos dejó, menos celular y más contacto!
beso!

no importa quien soy. dijo...

Dolo:

Gracias!

Si, algo deja, que se yo.

Son cosas que uno vive o ve todo el tiempo, e imagina los desenlaces.

Beso

...y tu mamá también dijo...

Ay pero que liiiindo texto! Me encantó!
Al principio medio que muy cursi no? Hay parejas así, y, todo bien con ser tierno y demostrar cariño, pero sacale vos la espumita si no te gusta loco! Qué necesidad de estar TODO el tiempo agarrados?
Mal ella también con lo del cel, porque es molesto en ciertas situaciones, pero sí, posta, como vos decís, seguro que mañana se arreglan y se siguen agarrando las manos en cualquier mesa.
Repito, ME ENCANTÓ!
Besote grande!

andreita dijo...

Beje esa cámara!... Le dije que de mi vida privada no hablo, Sr Periodista!!!

:)

Vir dijo...

estos relatos tuyos realmente son imperdibles
tienen vuelo propio y sinceramente me encantan

sos muy bueno narrando

beso

La Huida dijo...

jajajajjjjajajjajajjajajjjjajajajjaja
El relato me parece excelente, muy entretenido el curso de las letras, la dinàmica, las descripciones, todo. Sos muy gracioso.

Ahora, viste que no soy como muy creyente de estas cursilerìas, del amor y esos demonios...no creo que sea sano que alguien se dedique a sacarte la espumita del cafè, ni sentirte enamorado por el tono de voz... buè...que se yo... cada loco con su tema.

Te mando muchos besos.

Fepi dijo...

Estas cosas se arreglan, agarrando el celular y tirandolo al rio. Tambien como alternativa con un nextel, en realidad no soluciona nada, pero no deja de ser simpatico el ruido del nextel.

Conocia gente de hierro en contra de las cursilerias, que dps enamorarse paso a sacar la espumita y todo eso jajaja, uno nunca sabe, el corazón funciona de formas incompresibles y estupidas muchas veces jajaa.

Es increíble como te podes pelear por una pelotudes así igual.

"Las pequeñas cosas son, a veces, las que desatan grandes acontecimientos."

nadasepierde dijo...

El celular es un bicho que se mete sin permiso, pero uno tiene siempre la opción de no atenderlo.
Que una cosa asi desate una reacción desmedida, es muy común, y sirve para registar esas cosas que quizas hacemos sin darnos cuenta , o siendo conscientes, que al otro le molestan. Si sirve para tomar conciencia de eso, está bueno.
Hablando la gente se entiende!!!

un beso

Fepi dijo...

che te dan algo de plata los anuncios de google recién los vi al costado jaja??

Nick dijo...

Una gran verdad hecha post de blog.

Es por eso que mi celular está siempre silenciado y/o apagado y contesto cuando quiero.

no importa quien soy. dijo...

...y tu mamá también:

A veces el amor es cursi.

Hay gestos que son dulces, re dulces... el tema es que lo que para lgunos es dulce para otros puede ser empalagoso!

Me alegra que te haya gustado!
GRACIAS!!!

no importa quien soy. dijo...

Andreíta:

mil disculpas!

Es que estaba haciendo una changas para La Canosa y Rial!

Ya apagué la cámara y el grabador!

Beso!

no importa quien soy. dijo...

comentario 17.... puaj! que asco!!!!

Zucutrule!

http://comosevivelavida.blogspot.com/2009/08/xvii-numero-maldito.html

no importa quien soy. dijo...

Fepi:

Viste? Es así... algunas tormentas de verano desencadenan tsunamis!!!!!

Pero siempre después de la tempestad viene la calma, dicen... a veces no!

Abrazo

no importa quien soy. dijo...

Vir:

Gracias.

Tus palabras cobran un valor gigante para mi, viniendo de vos... después de haber leído el mejor post, en lo que va de mi pequeña vida en los blogs. Leerte es un placer.

BESO!

no importa quien soy. dijo...

La Huida:

Vamos? Usted lee las cosas que escribe... hago psicología barata interpretando sus textos, pero en los mismos... HAY AMOR... no me diga que no cree en el amor.

Te agradezco la buena onda!!!!!

beso

no importa quien soy. dijo...

madrina del blog:

no sólo que hablando la gente se entiende, sino que también nos podemos entender escribiéndonos.

GRACIAS!!! (Pondría las letras mas grandes aún, o en negrita, si supiese como)

Vos sabés porque!!!!!!!!!

BESO!!!

no importa quien soy. dijo...

Fepi:

Si, estoy cobrando en euros. Me estoy terminando la casa en la Costa Azul, y si sobra algo me compró mi jet privado...

NOOOOO!!!!

El otro día, estaba medio al pedal, y le agregué cosas que veo en todos los blogs (el buscador de google, por ejemplo) al mío; y vi eso de los avisos. Entrá a "añadir un gadget", vas a AD Sense, y ahí te dice de ponerlo, y algo te dicen que podes cobrar, pero la verdad es que ni idea... debe ser medio verso....
Para que te des una idea, agregué algo que le puse el título de "ANOTATE" (fijate arriba a la izquierda), y ni se bien para que sirve... estoy viejo y la tecnología no es lo mío!!!!!!

ABRAZO de vainillas!

no importa quien soy. dijo...

Nick:

Amén.

Blonda dijo...

Te deseo una feliz navidad y un año sin lágrimas, o que sean todas de alegria!

Vasos y besos!

no importa quien soy. dijo...

Blonda:

Gracias! Lo mismo para vos!!!!